miércoles, 20 de noviembre de 2019

Desempolvando los esquís

16 de noviembre de 2019

Tuc de Bacivèr (2642m)

Aprovechando que las predicciones meteorológicas daban que iba a entrar un frente de oeste que cruzaría los Pirineos a lo largo del día, nosotros no fuimos al este para que nos pillara ya con la actividad hecha y sacarnos un poco las ganas de esquí de montaña haciendo una sencilla salida de calentamiento...
En esta ocasión le tocó el turno al Val d'Aran, dónde guiados por Carlos, experto en la zona, fuimos 11 Gallineros a la conquista del Tuc de Bacivèr una sencilla cima en el corazón de la estación de esquí de Baqueira-Beret.
Arrancamos!
Jairo se vuelve loco entre tanta nieve

A ver si tanta nieve nos va a enrunar...

Con estos paisajes da gusto foquear

Bonitos contrastes

Dejamos los pinos atrás

Los máquinas abren huella

Se queda buen surco a nuestro paso

Trio calavera

Pau esperando al grupo

Los hermanos Janer con nuestros Pirineos de fondo

Borja en las últimas rampas antes de cima

Equipo A en cima

Un vistazo al macizo de las Maladetas

Guille derrapando

Salinas bajando por una pala más que trillada
Resumen de la Ruta
Distancia: 10.8km
Desnivel: 786m
Tiempo: 3h14min
Track en Wikiloc

sábado, 12 de octubre de 2019

Buscando el límite


5 de octubre de 2019

Ultra Trail Guara Somontano

Contemplando casas en ruinas de Otín. Canofotosports
Son poco más de las 23h del viernes y ya estamos con Celia dando vueltas por la salida, bajo la colegiata de Alquézar, ultimando los preparativos para la salida del Ultra Trail Guara Somontano. Al poco llegan Esther, Laura y Cristóbal, a dar ánimos y hacerme olvidar durante un rato de los nervios que tengo por lo que se me viene encima. Charrando se llena la zona de caras conocidas, José el “navarrico”, Cai, Alex, Wetis también vestidos de torero y dando ánimos muchas más caras conocidas.
Momento de la salida. Foto de Jordi Saragossa
Al poco de entrar en el corralito de salida también llegan mi hermano y mi padre, me dan la bolsa de vida de Rodellar, me encuentro también con los grandes de Aitor, Borja, Jordi y Pablo, me dan unos ánimos, un traguito de cerveza y me voy para el corralito de salida.
Listos para la salida. Foto de Koru Photograpy
Allí no cabe ya un alma y tras tocar en directo la canción del último mohicano a las 00:30 en punto dan la salida y ponemos rumbo a Asque para realizar el primer bucle de 14km y 962m, poco antes de salir del pueblo pierdo de vista a los de Estadilla y pensando que van por delante, me pego un buen calentón en su búsqueda, y paso por Asque en menos de 1h y llego a Alquezar en poco más de 1h30min, dónde Celia me da los bastones y me paso de largo el avituallamiento por unos metros, así que reculo para beber algo de coca cola y preguntando por los de Estadilla me dicen que todavía no han pasado, que van, así que decido seguir a un ritmo cómodo y que me alcancen cuando sea… 
Subiendo desde el Vero hacia Alquezar en plena noche. Foto cortesía de Bodega Pirineos
En el avituallamiento de Alquézar. Foto de Cristóbal
A la salida de Alquézar se me une mi hermano para acompañarme durante la noche, así que mano a mano ponemos rumbo a Basacol y Quizans, dónde David está en el control de paso, alcanzamos el cerro, pliego bastones y empezamos un entretenido descenso, con una pequeña cuestecita al dejar atrás la pista de San Pelegrín para seguir bajando hasta el fondo del barranco de Modovil.
Tras un breve repecho, llego al avituallamiento de Viña, ya van 26km, casi ¼ del recorrido y las patas frescas, buena señal. Con la ayuda de Andrés me recargo de agua, como algo de fruta y otro vasico de coca cola y sin perder mucho más tiempo arrancamos rumbo a las Almunias que están a 9.5km todavía. La tendencia de la ruta ahora es a ir bajando cruzando varios barrancos afluentes del rio Isuala, y una vez alcanzado el fondo del Isuala, comenzar una corta pero intensa subida hasta el collado de Colmenares, dónde ya se ve bajo nosotros las Almunias.
En las Almunias otra vez el mismo ritual del Viña en el avituallamiento, pero las patetas ya empiezan a quejarse y eso que “solo” estoy en el km 35.5. Me tiro un chorro reflex por las patas y no hago caso a las quejas, y arrancamos la marcha en busca de las crestas del Balced y sorprendentemente subimos como un tiro y bajamos ligeros hacia Rodellar. Es en esa bajada donde me caza Alex, quien ya es perro viejo en estas guerras.
En Rodellar ya llevamos 44km con unos 2700m acumulados, nos juntamos con Alex de nuevo y Wetis hace acto de presencia. Almorzamos los 3 juntos, arranca primero Alex y luego le sigo yo, mi hermano que me lleva acompañando desde Alquézar, ya ha tenido bastante y de vuelve a casa a dormir, qué bien ha venido esa compañía!
Objetivo nº1 cumplido, pasar las Crestas del Balced antes de que amanezca, además al ir con buen horario aún puedo correr con frontal un trozo más tras salir de Rodellar.
A punto de salir de Rodellar
Tras cruzar el puente de As Crabas ya hay suficiente luz como para apagar el frontal, veo que Alex está cerca, apreto los dientes, y voy en su caza, tras alcanzarlo subimos charrando mano a mano hasta el collado de San Cristóbal, pero en la bajada de Andrebot ya lo pierdo de vista definitivamente.
Al llegar al Mascún están los buenos de Borja y Jordi en el control de paso, buen momento para cambiar el frontal por la gorra y gafas de sol, además de pasar un buen rato con un par de cracks. En estas aparece Wetis que también hace la misma jugada que yo con el frontal y la gorra.
Salimos juntos, pero poco antes de la costera de Otín ya se ve quién tiene más pitera y me deja atrás… Mientras yo voy subiendo chino chano y empieza a darme mal el meñique del pie derecho, pronto empezamos con molestias…
Callejeando por Otín. Canofotosports
Llego a Otín, donde paro un buen rato, y aprovecho a cambiar de calcetines, avituallar como dios manda (con jamón y fuet incluidos) y charrar con Alvireta. Tras este descanso más que necesario parece que lo de los pies está solucionado y en un momento me planto en las fajas del Mascún dónde están los máquinas de Guille y Jairo dando ánimos y que siempre se agradecen. 
Por las fajas del Mascún, km 58. Canofotosports
Salgo de las fajas y tras pasar cerca de Letosa, cruzo el Mascún por encima del saltador de las Lañas y vamos a ver que hay en el famoso collado de Santa Marina. 
La leche!! Con toda la solana esa subida se me hace eterna, llego arriba pidiendo la hora, pero lo jodido no era la subida, la bajada a Bagüeste es aún más cañera y entre piedras, km regueros y erizones llego al avituallamiento por fín, ya llevo 67km, y lo más difícil técnicamente ya lo he pasado, ahora lo que queda es un trámite, en teoría…
Así que sigo la bajada hasta cruzar el Balced un par de veces y desde allí toca remontar hasta las Bellostas.
Bueno, pues aquí me lo tomo con calma, está mi padre que me ha traído zapatillas de recambio así que aprovecho a cambiarlas para cambiar sensación en la pisada y a la vez intentar engañar al pie de que lo del meñique no es para tanto, a ver cuánto rato lo engaño… Tras estar allí un rater e intercambiar palabras con José Masgrau, Carmen y Javi retomo la marcha y la verdad que para llevar casi 13h me veo bastante entero así que voy dirección a Pedro Buil a un ritmo ligero pero que puedo mantener, hace calor y tengo que administrarme bien el agua.
Con los jefes: el padre y el presi en Las Bellostas
En Pedro Buil toca paradeta, un poco de pan con aceite, naranja y coca cola entran sin batir la oreja, relleno los bidones y sigo, ya solo quedan 25km, y por terreno conocido, ahora ya lo veo posible el acabar, eso sí es una pista pesada de narices… menos mal que llevo buena música que me hace desconectar y tener la cabeza en otras cosas…
Sin prisa pero sin pausa llego al Castillo de los Santos y en un ratico más al Mesón de Sevil, ¡Qué alegría y sorpresa encontrarme allí con Joaquín, un antigüo compañero de trabajo! Echamos un rato de charradeta que me viene de cine para recuperar un poco y ahora sí que sí ya está todo hecho, me despido de él y pongo rumbo a Viña, menos mal que es cuesta abajo…
Llegando a Viña el pie dice hasta aquí hemos llegado y del dolor ya ni correr puedo, la ampolla del meñique me ha hecho tomar una pisada rara que me ha resentido el talón demasiado y cada paso me duele una barbaridad… Me armo de paciencia y poco a poco voy avanzando hacia Radiquero, apenas quedan 10km para meta y se me hace más duro que los 98km anteriores…
Llegando a Radiquero el dolor es horrible, pero en el avituallamiento me están esperando Celia y mi hermano, me dan ánimos, me siento a descansar las plantas de los pies, cambio de calcetines (a ver si engaño al cuerpo y se cree que sirve de algo) y bebo algo.
Descansado pies en Radiquero
Ya solo quedan 5km a meta y mi hermano decide acompañarme en ese tramo, menos mal…
Ya estamos llegando a Alquézar. Canofotosport
Al fin tras algo más de 19h entro en Alquézar, y más por los ánimos de la gente que por ganas entro en meta corriendo de aquellas maneras.
Y por fin meta. Qué bien aparqué los bastones... Canofotosports

Gracias a toda la organización encabezada por Pau y Santi por montar este tinglado en un terreno tan salvaje como es la sierra de Guara y que funcione como un reloj bien engrasado, y por supuesto por fiaros de Wetis y de mi de marcar el recorrido de Las Bellostas al Mesón de Sevil...
Gracias también a todos los familiares, amigos y conocidos que habéis estado dando ánimos en distintas partes del recorrido, sois un chute de energía y motivación para seguir adelante con una sonrisa.
Gracias a los Corredós de Estadilla que ya sea en Alquezar o por el WathsApp habéis mandado vuestros mejores vítores a la armada estadillana que estaba suelta por Guara aquel día.
Gracias a mi hermano por hacerme compañia buena parte de la noche y los últimos 5km que tan justo iba.
Gracias a Celia por aguantar que cada dos por tres esté por el monte perdido y cuidar tu sola de Lenés...  
Ya con la medalleta de finisher y bien acompañado
Ahora ya solo toca recuperarse de semejante curtida por el monte y esperar a la siguiente, que por cierto no será tan dura, aunque no descarto volver a hacer una locura de estas alguna vez más...
Controles horarios de paso
Resumen de la prueba
Distancia: 108km
Desnivel: 5800m
Tiempo: 19h11min
Track en Wikiloc
Perfil
Ruta

viernes, 20 de septiembre de 2019

Por el filo del cuchillo

7 de septiembre de 2019

Cresta de Espadas-Posets

Diente Royo (3010m) 
Pavots (3121m)
Espadas (3328m)
Tuca de Llardaneta (3311m)
Tuqueta Roya (3266m)
Posets (3369m)
Diente de Llardana (3085m)
Llegando a la cima del Posets con la Cresta recorrida a nuestras espaldas
Después de estar un tiempo roñando a mi hermano de que tenía que hacer la cresta del Espadas y él dando la lata con que también quería hacerla, nos conseguimos poner de acuerdo para salir los dos mano a mano al monte. Y como enseguida nos envalentonamos, íbamos a hacerla en estilo ligero (como el que sale a correr por el parque…), ya que en mi experiencia en esta cresta me había demostrado que no era necesario ir ataviado con arnés, cuerda y casco  y muchísimo menos crampones y piolet después de un caluroso y seco verano…
Así pues, sobre las 8 de la mañana ya estábamos en las bordas de Viadós pasando algo de fresco y listos para empezar a correr en dirección al collado de la Forqueta. Para ello cruzamos las bordas y el cinqueta y encaramos la subida por el sendero que también lleva a los Millares. Con un ritmo alegre vamos ganando altura y en el desvío del collado de la Forqueta desplegamos los bastones, que la subida se pone tiesa y seguimos con la marcha.
En poco menos de 1h45min hemos llegado al collado, donde aprovechamos para coger aliento, beber y estudiar por dónde vamos a continuar con la ruta.
Llegando al collado de la Forqueta
Así pues, tras la breve pausa perdemos un poco de altura por el lado del ibón de Llardaneta y bordeando algunas paredes vamos en busca del primer 3000 del día, el Diente Royo, que con 3010m será el de menor altura que vamos a pisar en el día…
Subiendo al Diente Royo con el ibón de Llardaneta y valle de Benasque de fondo
Del Diente Royo ponemos rumbo al Pavots, ya por terrenos algo más escarpado, teniendo que usar las manos en algún punto para alcanzar su cima. Una vez en la cima del Pavots empezaremos a ver más gente, que empieza la cresta en el collado de Pavots, hacia el que bajamos fácilmente, pudiendo incluso llegar a correr, para una vez alcanzado comenzar la subida por la cresta de verdad a la cima del Espadas, para lo cual deberemos poner todos nuestros sentidos en lo que estamos haciendo. Con un ritmo alegre y sin entretenernos vamos superando obstáculos, hasta llegar a una sencilla trepada de II en el que adelantamos a 3 cordadas que estaban equipandose para superarla encordados y tras algún que otro también entretenido llegamos a la cima del Espadas. Vaya vistas que tenemos, pudiendo ver cimas y montes lejanos…
Cazado contemplando el paisaje en plena cresta

Panorámica de los ibones de Millares y Lenés

En plena trepada con ibon de Millares al fondo
Desde allí la siguiente cima es la Tuca de Llardaneta, para la que debemos continuar el cordal en dirección al Posets, y en el que nos encontramos con el afamado “Paso del Funambulista”, el cual tras hacer las comedias de creernos equilibristas del circo, dejamos atrás por una nueva trepada de II y alcanzando la cima de la Tuca de Llardaneta y en poco más de pateada, la Tuqueta Roya, tras la cual, y tras un breve descenso alcanzamos la salida del corredor Jean Arlaud. Ahora solo nos queda un imponente repecho de unos 100m hasta la cima más alta del día, el Posets. Como si acabaramos allí mismo, subimos a toda mecha hacia el Posets.
En el paso del Funambulista
Algunos se recrean pasándolo
Alcanzada la cima, paramos a comer algo, hacer alguna foto e intercambiar alguna palabra con los que están allí, que sorprendentemente son sólamente 3, después de ver durante todo el día subir y bajar grandes grupos de gente por la ruta de la Canal Fonda.
Los chemanos en la cima del Posets
Decidimos bajar en dirección a la Canal Fonda para subir el icónico Diente de Llardana, al cual llegamos en un abrir y cerrar de ojos. Desde el Diente de Llardana, nos aventuramos al valle del Forau de la Neu, el cual nos recibe con un pedregal inestable del todo, que nos obliga trazar una diagonal en busca de terreno más estable, y superado este escollo continuar la ruta hacia el ibón de Llardaneta, desde el cual emprenderemos la última subida del día, de nuevo al collado de la Forqueta, dónde corre algo de viento.
Diente de Llardana, parece más complicado de subir de lo que en realidad es.

Junto al Ibón de Llardaneta
Nos ponemos en un lugar a cubierto del viento y paramos a comer un poco de salchichón y queso para afrontar el descenso a Viadós sin hambre.
Retomamos la marcha, que ahora solo es dejarse caer, y en menos de 1h ya estamos de nuevo en las bordas de Viadós y habiendo recorrido 7 de las cimas de más de 3000m del espectacular entorno del Posets.
Resumen de la Ruta
Distancia: 23.9km
Desnivel: 2200m
Tiempo: 8h45min
Track en Wikiloc

Perfil

Ruta